El complejo natural de los constituyentes de la baba de caracol resultan esenciales y eficaces para la mitigación de este tipo de cicatrices epidérmicas, debido a su acción exfoliante, regenerante, reafirmante y suavizante.
El color de las estrías depende su etapa de evolución: rojo con tendencia al púrpura en la primera fase de la cicatrización de las heridas, rosa pálido o blanco en la fase final cicatrizada. Estas son las más difíciles de tratar. La eficacia del producto está demostrada. Ensayos clínicos, llevados a cabo por la Universidad de Pavía (España) con voluntarios que han utilizado la crema Elicina durante dos meses, demuestran como las estrías, incluso las que ya son blancas, se reducen visiblemente. La piel recupera sus funciones vitales y se muestra más suave y más uniforme.